– Poner los cuernos –

A día de hoy, cualquier mujer con un perfil en las redes sociales, puede recibir cualquier tipo de acoso verbal simplemente por el hecho de ser mujer y a veces puede llegar a ser un acoso mucho peor que el que podamos llegar a sufrir las mujeres en persona.

Hoy en día, las mujeres tienen mucha más facilidad de ligar o de que les salgan pretendientes o amantes mucho más rápido que anteriormente y por lo tanto somos más vulnerables hasta llegar al punto de tener un 19% de mujeres españolas  que han sufrido algún tipo de acoso, amenaza o insulto.

Este interesante reportaje nos cuenta sobre la existencia de una plataforma llamada Gleeden,que prácticamente promueve la infidelidad a través de sus logos y frases promocionales y por supuesto a través de las mujeres con logotipos que prácticamente dicen “se infiel que nosotros nos encargamos de que sean buenos chicos”. Algo tan impactante que ha logrado que obtengan tan solo en España la cantidad aproximada de 600.000 usuarios.

Esta plataforma garantiza la seguridad de la mujer infiel al punto de llegar a tener un botón en el mismo perfil al que llaman “el botón del pánico” y que automáticamente redirige a estas usuarias a una página menos llamativa y más discreta, por si entra el marido.Y por supuesto, lo que ellos denominan más importante y se toman muy enserio, la especial seguridad y protección que le ofrecen a sus usuarias para que no se sientan acosadas o para que eviten cualquier tipo de abuso e incluso les dan la opción de que entre ellas mismas se puedan alertar de los individuos que tengan estas intenciones.

Gleeden también les ofrece opción de disfrutar del sexo en locales donde explícitamente las mujeres pueden ir tanto solas como en grupo y pasar de un ¨ligotéo cibernético a unos cuernos en toda regla”, pero siempre protegiendo a sus usuarias, que a lo largo de los años han ido aumentando más frecuentemente.

Hasta para ponerle los cuernos a sus parejas hay que tener mucha tranquilidad y seguridad”. Esa es la clave”

Disfruta de este artículo en El País.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre