– Me casé con mi pareja de toda la vida. Fue un error, no lo recomiendo –

¿Es buena idea casarse con la persona con la que has compartido tus años de instituto? Aunque a la norteamericana Baylea Jones le fue bien, explica por qué no debes hacerlo

Un joven americana llamada Bailea Jones cuenta como fue de dura su adolescencia por ser lesbiana. “Eso me convertía en una abominación.No era femenina, y los rumores de que era lesbiana empezaron antes de que incluso cuestionara mi sexualidad. Cuando finalmente descubrí lo que todos ya sospechaban, compartí mi revelación con un par de amigos cercanos. Se corrió la voz y fui expulsado a la tierna edad de 12 años, lo que resultó en un acoso y depresión implacables. En ese momento, pensé que la única manera de salir de esa ciudad era en un ataúd”.

En su adolescencia conoció a la que seria su novia, Britney, pero una relación así estaría condenada.

“Durante nuestro segundo año, participamos en un programa nacional de intercambio de estudiantes. No podíamos permitirnos estudiar en el extranjero, así que elegimos el lugar más alejado posible: Massachusetts, todavía uno de los pocos estados que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo. Pensando que esta era nuestra única oportunidad, nos casamos mientras estábamos allí. Fue una ceremonia pequeña”, explica. “Después volvimos a Louisiana, donde nuestro matrimonio volvería a no estar reconocido ni ser vinculante”.

Casi 12 años después de matrimonio y aunque su historia salió bien, Bailea no recomienda casarse pronto y mal, que con 19 años no es edad para dar el sí quiero, ya que ella recomienda atarse a alguien tan pronto. “No te cases con tu novia de secundaria. Especialmente si vives en un lugar aislado que aún no es tan ‘progre’ como debería ser. O si eres raro y crees que no hay lugar para ti, que nadie podría amarte nunca. Porque te mereces el mundo y este te está esperando.

Disfruta de este artículo en El Confidencial.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre